En Familia
  Hagamos Shabat
 La Parsha semanal
Momentos en el Calendario
 Mishna
  Cocina Judia
Artículos
Obras publicadas
Pregúntale al rabino

21/11/2014 5:14:00 PM
CARACAS
La salida de Shabat
22/11/2014 6:04:00 PM
CARACAS

Parasha:

Ajare mot - Kedoshim

 
   
Viernes 21 de Noviembre de 2014       
página principal
 
    
 
Artículos nuevos

 "Callar" fue la mejor influencia  
 Parasha Toledot - Aprendamos de Itzjak, nuestro patriarca  
 Algo más del Rey Mashiaj  
 ¿Un niño menor de trece años puede recitar “hagomel”?  
 Jaie Sara - Itzjak y Rivka su aporte a la nación hebrea  
 

.

Iaakov y Esav, dos concepciones del mundo

En nuestra Parsha, Toldot, somos testigos del enfrentamiento entre dos pueblos, dos diferentes sistemas, el primero de la primogenitura, no es comparado con la guerra que se desarrolló durante la larga historia de nuestro pueblo, Iaakov y Esav, Roma y Jerusalem que todavía no ha terminado.

Pero hablemos sobre la venta de la primogenitura.
Así dicta el texto bíblico: “Guisó Iaakov un guiso y vino Esav cansado del campo, dijo Esav y Iaakov, hazme tragar por favor del rojo (Adom) el rojo ese, puesto estoy cansado. Dijo Iaakov. Véndeme hoy tu primogenitura (25:29-31).

Leer más

Estimado lector, ¿piensa usted que a Esav le bastó pan y guiso, para pagar por la primogenitura?
El Midrash nos explica que el “rojo ese”, al cual se refirió era un puñado de monedas, hechas de metal rojo que pidió Esav como pago por la venta de la primogenitura, ¿por qué... por solo por la comida no lo hubiese vendido, usted preguntará que papel ocupó la comida en la transacción?
La respuesta es simple, cerraron la venta, con un almuerzo de negocios, y esa era la costumbre de los comerciantes en aquellos tiempos después de finalizar una transacción comercial se servía comida.

¿Pero qué pasó antes de la venta de la primogenitura?
Cuenta los sabios de la Midrash:
Cuando Esav entró en la tienda de Iaakov, vio que sus ojos estaban cerrados de tanto humo ya que estaban cocinando lentejas, a la pregunta de la razón de su esforzada labor, Iaacov le dio aviso de la muerte del abuelo de Abraham, y las lentejas son alimento para los que están de duelo

¿Por qué te esfuerzas tanto?, dijo Esav a Iaakov, levanta tus ojos y ve, todos los habitantes del mundo comen lo que viene a mano, pescado, reptiles, carne de cochino, y otros por el estilo, ¡y tu pierdes el tiempo cocinando lentejas!
Si hiciese como tú quieres, respondió Iaakov, ¿cómo respondería en el día del juicio?
¿Acaso los muertos resucitarían? ¿Existe el Olam Haba? (Mundo venidero) ¿Adam que murió regreso? ¿Y Noaj que construyó el nuevo mundo acaso volvió? ¿Y Abraham que pasó con él?, exclamó a gritos Esav.
Dijo Iaakov: Si tú piensas que no hay “Olam haba”, ni resurrección de los muertos ¿para qué necesitas la primogenitura?

Con las palabras del Midrash se perfilan dos mundos diferentes uno que depende del asesinato y el materialismo atropellante, El mundo de Esav y los suyos, y el otro este mundo es solo de Iaakov y la nación hebrea que sabe conscientemente que solo un corredor que conduce al “Olam Haba” (mundo venidero) donde reina la paz, la concordia y los valores virtuales que emanan de nuestras fuentes sagradas.

 
 
Siguenos en facebook
 

o escribenos a:

ionablickstein@gmail.com

Links de interes

Mishna
comentario del pirke abot

 

 
Torah para niños אבוחצירא TorahFax Preguntas al Rabino
 
 
 
 
 
 
Este site fue desarrollado gracias a la valiosa colaboración de la
Familia Grunblatt
Para la elevación del alma de su querido padre
Mordejai (Munia) Ben Tzví Grunblatt Z´L
 
Miercoles 17 de Diciembre



EstadisticaseXTReMe Tracker